Consejos para pintar con pintura acrílica
La pintura es una de las actividades que más recomiendan los expertos para una correcta educación de nuestros hijos, ya que contribuye a estimular su inteligencia y su creatividad, mientras se divierten. Sin embargo, la pintura no es solamente cosa de niños, muchas personas adultas descubren en ella una vía de escape para desconectar del estrés diario, una pasión que creíamos oculta y que nos relaja y nos hace sentir bien.

No es necesario estudiar bellas artes para conseguir un bonito resultado, tan sólo necesitas los materiales adecuados y un poco de paciencia y práctica. Si estás pensando en ponerte manos a la obra con la pintura, seguro que los consejos que te ofrezco en el artículo de hoy te resultarán de gran utilidad, aunque de momento te explicaré algunos trucos para pintar con acrílicos y más adelante nos adentraremos en el universo de las pinturas al óleo y de las acuarelas.

Un consejo muy eficaz consiste en preparar la superficie que vas a pintar, asegurándote de que está totalmente limpia, seca y sin ningún resto de suciedad o de polvo que puedan estropear tu diseño. Cuando te pongas manos a la obra con tu cuadro, recuerda que debes remover el frasco de pintura, antes de empezar y de manera frecuente mientras estás utilizando los materiales, para evitar que algunos colores se sedimenten.

También es muy importante dejar secar muy bien la pintura entre una aplicación y otra, para evitar la aparición de manchas y surcos. Por supuesto debes tapar los frascos cuando hayas terminado de utilizarlos y limpiar los restos de pintura inmediatamente después, ya que las manchas secas de la pintura acrílica son más difíciles de eliminar. Y para terminar limpia muy bien todos los utensilios y materiales empleados, tan fácil como sumergirlos en abundante agua.