Consejos para pintar la pared del garaje
Si quieres que las paredes de tu garaje recuperen su aspecto del primer día, no te pierdas los trucos de bricolaje que te explicamos a continuación con los que podrás realizar esta tarea de una manera mucho más rápida y fácil de lo que imaginas. Una reparación que cualquier aficionado al bricolaje puede realizar, así que toma nota.

Lo primero de todo será aplicar masilla reparadora en todas aquellas partes de la pared con imperfecciones. Y no te olvides de lijar la superficie con una lijadora para conseguir una pared totalmente uniforme y lisa. Cuando hayas hecho esto tendrás que comprar un fondo fijador y una pintura plástica en cualquier tienda de bricolaje de tu ciudad.

Protege con plástico y cinta de carrocero todos aquellos elementos de tu garaje que no quieres pintar y ponte manos a la obra. El siguiente paso será diluir el fondo fijador en agua, teniendo en cuenta las cantidades y proporciones que especifica el fabricante en el envase. Acuérdate de aplicar primero el producto en las esquinas y zonas de unión de tu pared y después continuar con el resto de las paredes.

Reparación fácil y barata

Cuando el fondo fijador se haya secado por completo, podrás pintar las paredes con la pintura plástica protegiéndote con unos guantes de látex. Y no te olvides de ventilar la estancia para que no te moleste el olor de la pintura y del resto de productos utilizados.

Para terminar, retira la cinta de carrocero y el plástico y espera a que la pintura se haya secado por completo, antes de empezar a colocar los elementos y muebles de tu garaje.

Una tarea de reparación muy sencilla con la que podrás recuperar tu garaje y conseguir un acabado profesional en unos cuantos pasos, y sin la ayuda de ningún profesional.