Consejos para pintar techos
Pintar es una tarea aparentemente fácil que no supone ninguna dificultad, al menos en la teoría. Sin embargo cuando nos ponemos manos a la obra la cosa se complica bastante, sobre todo para aquellos pocos habilidosos y con escasa experiencia que no confían demasiado en sus capacidades. Para ayudarte a realizar tu labor de la manera más rápida, fácil y profesional posible te invito a que pongas a prueba esta pequeña guía de consejos que aparece a continuación, especialmente cuando el espacio que tenemos que pintar nos supone bastante dificultad, que suelen ser los techos.

El primer paso que tendrás que realizar será retirar todos los muebles y artículos de decoración de tu estancia, aunque si no puedes desalojar tu habitación lo mejor es que envuelvas los objetos con papel de periódico para asegurarte de que están muy bien protegidos. Y en este sentido no te olvides tampoco de cubrir el suelo y los rodapiés.

A la hora de preparar la pintura, deberás seguir al pie de la letra las instrucciones que especifica el fabricante en el envase. Si tienes pensado pintar con rodillo tendrás que utilizar una brocha para las partes menos accesibles, como por ejemplo las esquinas. Para evitar recurrir a una escalera puedes utilizar un adaptador y así llegarás cómodamente a todos los rincones. Mientras que si por el contrario tienes pensado utilizar una brocha, es aconsejable colocar un accesorio de cartón en el mango para evitar que gotee.

En cualquier caso, tanto si utilizas un rodillo como una brocha, hay un truco para conseguir mayor cobertura que consiste en cruzar estos dos artículos de bricolaje mientras extiendes la pintura, pero siempre acabando en la misma dirección para evitar dejar esas molestas líneas y marcas. Como ves se trata de unos sencillos trucos que te ayudarán a obtener los mejores resultados y