Consejos para planchar bien
Planchar una prenda parece una tarea sencilla, aunque cuando abandonamos el nido familiar y comenzamos a hacer las cosas por nosotros mismos, la cosa cambia bastante y en más de una ocasión un consejo resulta muy útil.

Si es este tu caso, ahora tienes la oportunidad de poner en práctica unos sencillos trucos con los que esta tarea te resultará mucho más cómoda y el resultado será mejor. Antes de planchar, asegúrate de que en tu aparato no hay ningún resto de suciedad, ya que puedes quemarlo e impedir así un correcto deslizamiento de la plancha por tu ropa, incluso la suciedad puede terminar adhiriéndose a tu prenda.

Antes de lavar y planchar, debes leer detenidamente las instrucciones que aparecen en la ropa. Algunos tejidos deben lavarse a una determinada temperatura y a la hora de planchar sucede igual, ya que necesitan un cuidado mayor y más delicado. Ante cualquier duda, una recomendación importante es que laves en frío y planches a temperaturas bajas.

No olvides que si tu ropa está sucia y pasas la plancha, lo único que conseguirás será fijar esa mancha a la prenda e intensificar los olores. Un truco muy eficaz al planchar la ropa es rociarla con agua, ya que te ayudará a eliminar más fácilmente las arrugas y acelerar el planchado.

Los movimientos que debes realizar al planchar deben ser ligeros y suaves, con una ligera presión sobre la superficie. Un consejo personal es que utilices un rectángulo de tela de algodón, situado entre la plancha y la prenda, de esta forma protegerás el tejido, sobre todo cuando trabajes materiales como la lana o cualquier otro delicado.

Mi última recomendación para conseguir los mejores resultados y lucir una prenda perfecta es que sigas la trayectoria correcta del hilo, como harías con cualquier otro material. Si no sigues la forma natural de la prenda lo que conseguirás será formar arrugas, y esta sencilla tarea te parecerá mucho más difícil.