Consejos para trabajar con piel o cuero
Si eres uno de nuestros lectores habituales seguro que conoces los interesantes y sencillos consejos que te ofrecemos regularmente y que te ayudarán a realizar casi cualquier tarea doméstica de reparación y sin ningún problema. Muchas veces solicitamos la ayuda de un profesional cuando podríamos realizar la tarea en cuestión con nuestras propias manos y así ahorrarnos una buena cantidad de dinero.

Los trabajos con piel o cuero son una de esas típicas labores mucho más fáciles de realizar de lo parecen, y si pones en práctica los consejos que te ofrezco a continuación verás que no me equivoco. Un truco que te resultará de gran ayuda es comprar un sello especial para trabajar este tipo de material y que puedes adquirir en cualquier tienda de artesanos. Cuando tengas la pieza, deberás extenderla a lo largo de toda la superficie en cuestión y humedecer con un poco de agua los dos lados, de esta forma el material se ablandará y podrás trabajarlo mucho mejor.

Una vez hecho esto, tendrás que colocar el sello en la zona que desees y con ayuda de un martillo golpear la superficie hasta conseguir el efecto deseado, por lo tanto puedes insistir todas las veces que quieras con el martillo, pero por supuesto sin llegar a excederse y terminar estropeando el meaterial.

Sellos y pintura

Otra alternativa muy interesante puede ser pintar los sellos, para esto tendrás que utilizar pintura soluble en alcohol y del color que más te guste para conseguir el efecto deseado. Aunque te aconsejo que antes de pintar, realices un pequeño boceto en un folio para evitar equivocaciones innecesarias. Una vez que tengas totalmente decidido tu diseño final, podrás aplicarlo a tu superficie de cuero o de piel, siguiendo al pie de la letra el dibujo definido previamente.