Cortar aluminio
Tanto si eres uno simple aficionado al bricolaje como si eres un auténtico experto en la materia, siempre viene bien conocer nuevos trucos y consejos que podamos poner en práctica en cualquier tarea doméstica o en nuestro trabajo, en el caso de que seamos profesionales de este sector.

Por eso es importante saber cómo tratar determinados materiales y superficies que son muy frecuentes en cualquier hogar, y el aluminio es uno de ellos. Se trata de una superficie muy práctica ya que es fácil de limpiar y muy resistente que se puede encontrar en marcos de ventana, copetes, tiradores, manillas…

Es uno de los materiales más fáciles para trabajar, pero nuestra tarea será más eficiente todavía si ponemos en práctica estos sencillos consejos para recortar aluminio, que tal vez no conozcas. Para las superficies más duras y fuertes lo mejor es la sierra de calar que está provista de una hoja especial para este determinado metal. Ten mucho cuidado cuando vayas a utilizarla, ya que te pueden saltar virutas y provocarte daños importantes, así que equípate con gafas protectoras, guantes y demás artículos de seguridad.

Otra opción es la sierra de mano para metal que está compuesta de un arco y una hoja flexible. Es una herramienta mucho más ligera y fácil de manejar, ideal para los trabajos más sencillos de bricolaje, aunque también es poco resistente y para algunas superficies duras no sirve.

Mientras que para cortar chapas puedes recurrir a cizallas que se utilizan como unas tijeras normales, aunque también hay gente que recurre a la sierra de calar que es más fácil y rápida. En cualquier caso, independientemente del tipo de herramienta que empleemos siempre es aconsejable disponer de un completo equipo de seguridad. Y si vas a manejar las cizallas, hazlo con unos guantes específicos para protegerte las manos, y así evitar posibles cortes con los bordes de la pieza de aluminio o con las aristas del metal.