Cuidar la tarima de exterior
La tarima es un material muy decorativo y elegante que requiere un cuidado especial para conservar su brillo del primer día, como recién salida de la tienda. Sin embargo, cuando la tarima es exterior debemos vigilar mucho más todos estos cuidados, ya que al estar al aire libre, también está sometida a las inclemencias climáticas y por lo tanto se estropeará con mucha más facilidad.

Para conseguir que luzca siempre impecable puedes poner en práctica los consejos que te ofrecemos a continuación y que están al alcance de todos nuestros lectores, y que son diferentes en función del tipo de tarima que tengamos en casa.

- Si la madera es barnizada debemos mezclar agua y vinagre, y aplicar la mezcla con una fregona. Y recuerda que no debes utilizar cera.

- Mientras que para la madera decapada conviene emplear agua tibia y sal. Por cada litro de agua, utiliza medio vaso de sal.

- Y si tu tarima tiene un tratamiento al aceite, nada mejor que reparar los daños de tu suelo con cera al aceite. Para eliminar manchas utiliza un paño y detergente suave.

Y recuerda que también puedes emplear algún producto de limpieza especial para este tipo de superficies, que encontrarás en cualquier tienda de bricolaje de tu ciudad. En el mercado podrás elegir entre una amplia variedad de marcas y características diferentes, que te ayudarán a conseguir una tarima de exterior siempre en perfectas condiciones.

Unos consejos
muy fáciles y rápidos de poner en práctica, y lo mejor de todo, muy baratos que se adaptan a todas las economías familiares, sobre todo en tiempos de crisis. Devuelve la vida a tu tarima y evita tener que consultar con un experto.