Decorar frascos con tela
La manualidad que te invito a poner en práctica hoy es perfecta para esos típicos días de invierno en los que las inclemencias climáticas nos invitan a quedarnos en casa para disfrutar de una agradable tarde en familia. Y para entretener a los más pequeños de la casa nada mejor que dejar volar la imaginación y la creatividad decorando frascos y recipientes, una tarea muy fácil de realizar y que requiere pocos materiales.

¿Quieres saber cómo puedes adornar tus frascos aunque no te consideres una gran experta en manualidades? La respuesta es tan sencilla como vestir nuestros frascos con retazos de tela que tengas por casa y que ya no utilices. La decoración consiste en recortar un trozo de tela cuyo tamaño deberá ser proporcional a las dimensiones de tu recipiente, y después sujetarlo alrededor de tu frasco con ayuda de un lazo.

Esta es una posible idea que admite una amplia variedad de alternativas y sugerencias, ya que recuerda que también puedes coser en tu tela abalorios, lentejuelas, botones, cuentas o cualquier otro adorno que se te ocurra y que pienses que puede quedar bien en tu diseño. Otra posible decoración puede ser pintar el frasco con los colores que prefieras, aunque antes de nada te recomiendo que hagas un boceto en un papel con el que evitarás errores innecesarios.

Y si el frasco es para los más pequeños de la casa, puedes añadir algún detalle infantil como por ejemplo el dibujo animado favorito de tus hijos. En mercerías encontrarás pegatinas o plantillas que te resultarán de gran utilidad y que te facilitarán las cosas. Así que ponte manos a la obra y deja que tus hijos también participen aportando sus ideas, pero recuerda que la manualidad siempre debe realizarse bajo la supervisión de un adulto.