Decorar platos de plástico
Seguro que has escuchado en más de una ocasión la importancia de estimular la creatividad de los más pequeños de la casa. Si estás dispuesto a poner a prueba la imaginación de tus hijos, pero no sabes cómo hacerlo, nada mejor que a través de las manualidades.

En nuestro artículo de hoy te proponemos decorar la habitación de los niños con unos originales platos en forma de pez. Una tarea muy ingeniosa que puedes realizar en pocos y sencillos pasos, sin necesidad de ser un gran experto en manualidades.

Para empezar deberás reunir los siguientes materiales: platos de plástico; pegamento escolar o cola blanca; tijeras; y papeles de colores, pinturas, lazos o cualquier otro adorno que quieras utilizar, para conseguir un resultado lo más original posible. Una vez que tengas todos estos artículos, podrás empezar por dibujar y recortar un triángulo a todos tus platos, para hacer la boca de tu pez.

Después tendrás que pegar ese trozo que has recortado en la otra parte de tu plato, y así dar forma a la cola de tu divertido pez. Cuando tengas todo el cuerpo del animal, podrás empezar a decorar el plato, aunque antes de nada, es aconsejable hacer un diseño previo en un folio aparte con el fin de evitar errores innecesarios.

Puedes poner en práctica todas las ideas que se te pasen por la cabeza, y añadir los adornos y detalles decorativos que pienses que pueden quedar bien. Utiliza abalorios, botones, lazos, lentejuelas, servilletas o cualquier otro adorno para hacer la cara de tu pez.

Una divertida, fácil y barata manualidad, con múltiples posibilidades decorativas. La tarea perfecta para realizar en compañía de tus hijos, y disfrutar de una divertida tarde en familia, mientras contribuyes a estimular la inteligencia de los pequeños.