Decorar relojes fácilmente
En la manualidad de hoy tendrás la oportunidad de poner a prueba tus capacidades creativas y tu imaginación, decorando un reloj para darle un toque totalmente nuevo y personalizado. Una tarea mucho más sencilla de lo que piensas, y que además puedes realizar en compañía de los pequeños de la casa, pero supervisando siempre su trabajo.

Una idea muy interesante si queremos que nuestro hogar tenga un ambiente clásico y familiar, puede ser el punto de cruz. Para empezar tendrás que desmontar tu reloj de pared, retirando todos los tornillos, el marco, la maquinaria y las agujas, siempre y cuando te resulte posible.

Una vez que hayas hecho esto, tendrás que escoger un bonito diseño de tela en punto de cruz que puedes haber hecho tú misma o bien haberlo adquirido en una mercería. Retira la lámina del fondo de tu reloj, cubre la superficie con la tela y pégalo con cinta de carrocero. A continuación deberás volver a colocar todas las piezas que anteriormente hemos retirado, y antes de colgar nuestro bonito y original diseño tendremos que asegurarnos de que el reloj funciona.

La manualidad de hoy no termina aquí, ya que otra buena idea para decorar nuestro reloj puede ser utilizar fotografías familiares o incluso dibujos de los pequeños de la casa. En este sentido el único límite es tu imaginación, así que no dudes en poner en práctica cualquier idea que se te pase por la cabeza, por descabellada que te resulte.

Deja que los pequeños también participen aportando sus propias sugerencias y haciendo divertidos y originales diseños, así conseguirás una manualidad todavía más exclusiva. Una divertida tarea en compañía de los más jóvenes para esas desapacibles tardes invernales en las que únicamente queremos disfrutar del confortable ambiente hogareño.