Decorar tazas
Si estás cansada de desayunar con las mismas tazas de siempre o simplemente quieres diferenciar con algún motivo especial la taza de cada miembro de la familia, no te pierdas nuestros consejos de hoy. Una manualidad de bricolaje muy sencilla que nos demuestra que no hace falta ser un gran experto en estas cuestiones para lograr un diseño increíble, como recién salido de cualquier revista o catálogo de decoración.

¿Qué necesitarás para decorar y personalizar tus tazas? Pintura para cerámica en diferentes colores; un horno; una plantilla; y una taza clásica, sin decoración de ningún tipo. Lo primero de todo será pensar en un diseño y en los colores que queremos utilizar para la manualidad de hoy.

Cuando lo tengas todo claro, deberás cubrir la superficie con papel de periódico para evitar manchas indeseables y ahorrarte una buena sesión de limpieza. A continuación, coloca la plantilla sobre la taza con un poco de cinta adhesiva y rellana los huecos con la pintura especial para cerámica.

Pintura, plantillas o ganchillo

Espera a que la manualidad se haya secado por completo y después hornea las piezas en un horno convencional a 150 Cº durante 30 minutos. Una actividad muy divertida, fácil y económica que no te puedes perder. Así que anímate a poner a prueba tu imaginación y la de tus hijos, y empieza a personalizar tus tazas del desayuno para comenzar el día con una sonrisa.

Y si quieres ser todavía más original, prueba a hacer con ganchillo una pequeña funda para tu taza. Otra propuesta de decoración muy sencilla que dará un toque increíble a tu taza. Demuestra todo lo que eres capaz de hacer y sorprende a tus visitas, que seguro que no tardan en copiar tus ideas.