Desatascar un lavabo
En todos los hogares existen las típicas tareas de reparación que en un momento u otro de nuestra vida nos hemos visto obligados a realizar, o bien solicitar la ayuda de un profesional. Desatascar el lavabo es una de esas labores, que podemos realizar muy fácilmente si seguimos los consejos apropiados, y así te ahorrarás una interesante cantidad de dinero.

Recuerda que si preguntas en comercios especializados en bricolaje y en hogar, o bien en tu ferretería de confianza, encontrarás una amplia variedad de productos para desatascar estos espacios de nuestro hogar. Y sea cual sea el producto escogido, siempre deberás seguir al pie de la letra las instrucciones que especifica el fabricante en el envase, y en función de la marca en cuestión, estos pasos pueden ser muy diferentes.

Sin embargo, también puedes poner a prueba tus habilidades y fabricar tu propio desatascador casero. Para ello necesitarás reunir los siguientes materiales: bicarbonato, vinagre y agua hirviendo. El primer paso será verter en tu desagüe medio vaso de bicarbonato e inmediatamente después deberás echar la misma cantidad de vinagre, lo que provocará una efervescencia cuando entren en contacto ambas sustancias.

Sencillo destascador casero

Debes esperar un par de minutos para que la mezcla surta efecto, y después podrás echar de una sola vez el litro de agua hirviendo. Como te he prometido se trata de una tarea muy sencilla que no supone ninguna complicación especial, y cuyos ingredientes los encontrarás sin problemas en cualquier tienda de bricolaje. No es necesario sin ningún experto para lograr los mejores resultados, aunque si después de este truco casero tu lavabo sigue atascado, puede que la obstrucción requiera de unas manos más expertas. Sin embargo, siempre es aconsejable tratar de hacer nosotros mismos las reparaciones, porque en la mayoría de los casos casi siempre conseguimos solucionar una tarea que al principio nos parecía mucho más difícil de poner fin.