Diseña un cuadro de tela
Decorar cualquier rincón o estancia de tu hogar y darle ese toque personal y único que quieres, es mucho más fácil de lo que imaginas. Una divertida actividad perfecta para pasar algo de rato con tu familia durante una lluviosa tarde de domingo.

Los cuadros de tela además de fáciles de hacer, son elementos muy decorativos, donde necesitarás poco tiempo y pocos materiales, tan solo pensar bien el diseño que quieres crear y escoger las telas más adecuadas para lograr ese estilo.

Lo primero que tienes que hacer es forrar un lienzo del tamaño que tú quieras, y después grapar la tela que has escogido detrás de ese lienzo. Para ello utiliza una grapadora de pared o de forrar. Si tienes dudas de dónde puedes adquirirlas acércate a cualquier tienda de bricolaje o decoración, seguro que encuentras una a buen de precio.

Una vez grapada, ya tendrás tu original cuadro de tela perfecto para colgarlo donde más se luzca. Otra alternativa en vez de telas de distintos colores y diseños, es apostar una tela lisa pero con textura, incluso puedes añadir un toque personal como abalorios o cualquier bordado que se te ocurra.

Y si lo que te gusta es el estilo vintage de otras épocas pasadas, puedes aprovechar un cuadro redondo viejo que tengas por casa y ya no utilices y grapar la tela, después añade un bastidor de color dorado, verás que el resultado es un cuadro de aspecto antiguo, muy decorativo.

Una manualidad muy fácil de hacer, rápida y económica, puesto que puedes aprovechar cuadros que ya no te gustan y darles vida de nuevo, con un diseño original y personalizado que además puedes cambiar cuando quieras.

Olvídate de comprar cuadros decorativos, ahora es el momento de dejar volar tu imaginación y dar ese toque especial que quieres para tu casa.