Un original broche navideño
Con la Navidad tan cerca seguro que ya has empezado a decorar tu hogar, como muy probablemente te habrán sugerido tus hijos o hijas, si los tienes. No cabe duda de estas fiestas son especialmente inolvidables para los más pequeños de la casa, quienes se ilusionan enormemente desenvolviendo los regalos y adornando la casa con todo tipo de detalles, además de esperar con ansias la llegada de Papá Noel y de los Reyes Magos.

Por eso, te invito a que les ayudas a disfrutar al máximo de esta mágica época, mientras contribuyes a estimular su creatividad e imaginación y disfrutáis de un agradable rato en familia, creando una original manualidad típicamente navideña. Lo mejor es que además de fácil, es rápida y barata.

Los materiales que vas a necesitar son los siguientes: broches de madera viejos que ya no utilices, figuras de Papá Noel o de cualquier otro tipo, pinturas acrílicas, pinceles y pegamento. En cuanto al diseño y los colores, eres totalmente libre de hacer los dibujos y formas que quieras, lo que leerás a continuación son sólo sugerencias que puedes adaptar a tu estilo y personalizar como quieras, añadiendo otros materiales, por ejemplo en vez de utilizar pinturas puedes apostar por fieltro si te resulta más cómodo.

En primer lugar debes pintar con una base de color blanco la figura de madera y el broche. Cuando esté totalmente seco, repasa la figura con ayuda de un lápiz, para saber exactamente por donde debes pintar con la pintura acrílica al Papá Noel, o cualquier otra figura que tengas por casa, como un reno, un rey mago o un árbol de navidad.

Una vez que hayas terminado de pintar tu figura, tienes que dejarlo secar, porque después pegaremos ambas partes, es decir el broche y la figura con pegamento. Si escoges uno de fijación fuerte, asegúrate de que tus hijos no se acercan a él.

Cuando hayas dejado secar ambas piezas, cualquier miembro de la familia podrá lucir este bonito adorno, si quieres podéis hacer un broche para cada uno, y personalizarlo como os apetezca.