Diseña un revistero con una maleta vieja
En todos los hogares hay una serie de artículos viejos que no usamos y que sólo sirven para acumular polvo y suciedad, y sin embargo no nos deshacemos de ellos. Aunque a partir de ahora esta situación va a cambiar, porque en el artículo de hoy te invito a personalizar tu propio revistero, utilizando una maleta vieja, así que sube al desván o al trastero y empieza a echar un vistazo y revolver entre todos esos viejos trastos, porque tal vez encuentras lo que estás buscando.

Para empezar debes limpiar correctamente la maleta y marcar con ayuda de una tiza la forma que quieras que tenga tu revistero, si te resulta más fácil puedes inspirarte en revistas especializadas en el hogar. Recuerda que puedes aprovechar todos los elementos de la maleta, como por ejemplo las asas o el cierre, ya sea para esta manualidad o para cualquier otra. A continuación y con ayuda de un cutter, de un cuchillo o de cualquier otro objeto afilado tendrás que cortar la maleta siguiendo exactamente la marca que has dibujado.

Te recuerdo que si la maleta está algo vieja y desgastada, tal vez sea necesario reforzarla para garantizar una mayor resistencia, por ejemplo con tela de plástico o con forro. El siguiente y último paso será empezar a decorar el diseño de nuestra maleta con todo tipo de detalles, desde dibujos ya fabricados que tan sólo hay que pegar, hasta lentejuelas, abalorios, fotografías familiares, retazos de tela o cualquier otro objeto que tengas por casa y ya no utilices.

En este tipo de manualidades lo mejor es dejar volar nuestra imaginación y probar distintos tipos de estilos y diseños, déjate aconsejar por otros miembros de tu familia, consulta catálogos de tiendas de decoración o comercios especializados en estos ámbitos, y verás que las posibilidades son infinitas y el resultado inmejorable.