Diseñar en pocos pasos un reposapiés
Si no te consideras un gran experto en temas de bricolaje y piensas que para realizar muchas tareas de reparación o manualidades es necesario disponer de unos amplios conocimientos, además de contar con una caja de herramientas muy completa, te equivocas. Aunque es cierto que todo depende del grado de complejidad de nuestra labor, muchas labores se pueden realizar en unos sencillos y pocos pasos.

Y este es el caso de la actividad que te invito a descubrir hoy y que consiste en hacer un reposapiés. Para esto lo único que vas a necesitar es un tablero de madera con la medida que prefieras, un taladro, cuatro patas de madera, cola blanca, guata y tela. Y una vez que dispongas de todos los materiales podrás comenzar con tu labor.

El primer paso será cortar el tablero con la medida que quieras, y después hacer unos agujeros en las cuatro esquinas, recuerda que tienes que situarlos a unos cuatro centímetros de cada borde. A continuación debes ubicar las roscas de las patas en los correspondientes agujeros del tablero, si quieres conseguir una mayor fijación puedes probar a utilizar también un poco de cola blanca.

Después tendrás que pegar un trozo de espuma con las mismas dimensiones que el tablero. Presiona durante un momento para asegurarte de que se coloca correctamente y retira el exceso de pegamento. El siguiente paso será cortar la guata con el mismo ancho que la espuma y el tablero, pero su longitud deberá ser mayor, dejando unos centímetros de dobladillo, para que así puedas grapar el sobrante en los extremos del tablero. Para terminar tienes que cubrir con la tela la superficie del tablero, escoge el diseño que más te guste para que el resultado sea todavía mejor y por supuesto asegúrate de que no queda ninguna arruga.