Diseñar una original mesa colgante con poco dinero
¡Qué gran invento Internet! En unos cuantos clics nos encontramos infinidad de ideas y sugerencias decorativas, como la original mesa colgante que nos proponen nuestros amigos de Merry Thought.

Es una manualidad muy divertida, fácil de realizar e increíblemente económica, que está al alcance de cualquier persona. Y eso por no mencionar, lo creativa que es esta sencilla decoración. ¿Quieres tenerla en tu casa y sorprender a tus visitas? Hoy te contamos cómo diseñar tu propia mesa colgante.

Con materiales reciclados

Solo tienes que echar un rápido vistazo a la imagen que encabeza nuestro artículo, para saber cómo realizar esta mesa colgante. Pero de todos modos, coge lápiz y papel, y toma nota de nuestras ideas.

Los materiales que vas a necesitar son: un trozo de madera; una cuerda gruesa muy resistente; taladro y brocas; y el gancho para sujetar tu mesa colgante. Todos estos materiales los encontrarás a la venta en cualquier comercio especializado en bricolaje y decoración. Excepto la madera, que puedes conseguirla de algún mueble viejo que ya no utilices y quieras aprovechar para dar una segunda vida.

Diseñar una original mesa colgante con poco dinero

Muy fácil de realizar

Si tu madera está vieja, tal vez tengas que restaurarla, aplicando una capa de barniz. Pero antes de nada, recuerda que debes realizar los agujeros en la madera con un taladro y una broca del tamaño adecuado. Y no olvides pensar bien la disposición de los agujeros. Tu mesa colgante debe tener cierto equilibrio.

Introduce la cuerda por cada agujero, y sujétala con varios nudos para evitar que se escape. Una vez hecho esto, tendrás que unir cada extremo de las tres cuerdas, que deberás colocar en el gancho del techo. Tal y como puedes ver en las imágenes que acompañan a nuestro artículo.

Comparte con nosotros tus ideas

Tal y como te habíamos prometido, se trata de una manualidad muy fácil de realizar, que está al alcance de cualquier persona. ¿Te animas a probar? No olvides contarnos tu experiencia.

Fuente e imágenes: Merry Thought