2 formas de revestir el suelo de tu casa
En muchas ocasiones suele pasar que el suelo de una casa nueva o de alquiler no nos suele gustar y se acaba cambiando por otro mucho más acorde a nuestros gustos personales. En el caso de que estés pensando cambiarlo porque no termina de convencerte, no pierdas detalle y toma buena nota de dos excelentes formas que tienes de revestirlo y conseguir el suelo que de verdad quieres para tu casa.

Tarima flotante

Se trata de un revestimiento perfecto para el suelo y que imita de una manera muy fiel a la madera natural. Con este tipo de suelo podrás crear un ambiente acogedor e íntimo en toda la casa. Otra de las grandes ventajas es que a la hora de su instalación no tendrás demasiados problemas y podrás colocarla de una forma rápida y sencilla. Sólo vas a necesitar un rollo de espuma que se coloca en el suelo y que se llama foam y los propios paneles de tarima.

Este tipo de revestimiento puede colocarse desde el principio a la hora de construir la casa o sobre el suelo que ya está instalado. Se trata de una excelente opción a la hora de revestir todo el suelo de tu casa por su durabilidad.

2 formas de revestir el suelo de tu casa

Suelo vinílico

La otra forma de revestir el suelo de tu casa consiste en el suelo vinílico. Este tipo de suelo es ideal para estancias del hogar como el baño o la cocina. Lo mejor de este tipo de suelo es que es muy fácil de poner y es bastante resistente y duradero. Al tener muy pequeño grosor puedes ponerlo sobre cualquier suelo y no tener que modificar las puertas como ocurre con la tarima flotante.

En el mercado puedes encontrar un gran variedad de modelos de suelos vinílicos que imitan a la madera y al ser autoadhesivo no tendrás ningún tipo de problema a la hora de colocarlo en tu casa. Si no te quieres complicar en exceso la vida, el suelo vinílico es perfecto para revestir algunos de los espacios de la casa.

Espero que hayas tomado muy buena nota y no hayas perdido detalle de estas dos excelentes propuestas a la hora de revestir el suelo de tu casa y conseguir el revestimiento que realmente quieres. Cualquiera de las dos formas son dos excelentes opciones para conseguir que tu casa parezca otra y puedas disfrutar de dos clases de suelos perfectos para la casa.