Efecto decorativo en pintura
La decoración es una de las actividades favoritas del mundo del bricolaje y de las manualidades. La oportunidad perfecta para poner a trabajar nuestra creativa mente y demostrar de lo que somos capaces.

Si has llegado a esta parte en tu tarea, pero no sabes cómo continuar, desde Bricomanias te invitamos a probar una técnica decorativa muy ingeniosa, fácil y rápida, que está al alcance de todos nuestros lectores, así que siéntate, ponte cómodo y no pierdas detalle.

Para conseguir un falso estuco, que es una especie de recubrimiento para pared que se realiza con polvo de mármol, colorante y adhesivos, tendrás que conseguir varias brochas y pinturas de diferentes tonalidades. Acércate a tu tienda de bricolaje de confianza, y consulta toda la variedad de propuestas cromáticas que existen en el mercado actual, para conseguir un diseño lo más profesional y creativo posible.

Una vez que hayas pensando en un diseño para la superficie que quieres decorar, tendrás que aplicar con una brocha o rodillo una primera capa de pintura base. Espera a que el material se haya secado por completo, el tiempo que especifica el fabricante en el envase, y después podrás continuar con la manualidad de hoy.

A continuación tendrás que ir dando brochazos irregulares sobre la superficie, combinando otra pintura diferente a la anterior o de la misma tonalidad, aunque preferiblemente un poco más oscura. Una vez que hayas terminado de realizar este paso, tendrás que pasar una bayeta humedecida en agua para retirar el exceso de pintura y lograr ese efecto irregular que caracteriza al falso estuco.

Como te habíamos prometido, se trata de una manualidad muy fácil, divertida y rápida de realizar. Así que ponte manos a la obra y deja volar tu imaginación, porque te espera una tarea muy creativa y barata, además de personalizada.