El compresor en el bricolaje
Si no te consideras un gran experto en temas de bricolaje, puede que el aparato que te presentamos en nuestro artículo de hoy te resulte completamente nuevo. Sin embargo, en Bricomanias queremos explicaros el funcionamiento y el uso de algunas herramientas de bricolaje, porque siempre conviene estar preparados y conocer todos los artículos y materiales que existen en el mercado.

En esta ocasión le ha tocado el turno al compresor, que es un aparato de aire comprimido que se utiliza cada vez más entre expertos al bricolaje y simples aficionados. El funcionamiento del compresor es mucho más sencillo de lo que imaginas y está al alcance de cualquier persona.

El aire comprimido sale a través de un tubo flexible que se puede utilizar para hinchar todo tipo de objetos, sin importar su tamaño, como por ejemplo las ruedas de una bicicleta o los neumáticos de un coche.

Los compresores suelen tener un manómetro en la empuñadura del conector que nos ayuda a controlar la presión, pudiendo también ajustar la fuerza del aire gracias a un regulador de presión. Sin embargo, el uso que podemos hacer de estos aparatos no termina aquí, ya que también se pueden utilizar para pintar, barnizar, martillar, taladrar o limpiar, si en lugar de un motor eléctrico, son accionados por aire comprimido.

Independientemente de su tamaño, el compresor es un aparato muy fácil de transportar y se puede guardar en cualquier rincón del hogar, pero siempre en zonas bien protegidas de las altas temperaturas y de la humedad.

Una pequeña guía de estos aparatos de aire comprimido que te ayudará a manejar correctamente esta herramienta, aunque no te consideres un gran experto en estas cuestiones. Así que manos a la obra con ella.