El cuidado que tus muebles necesitan
El tapizado de los muebles requiere un cuidado especial que puede realizarse cómodamente desde casa sin necesidad de consultar a un experto, el secreto es conocer los trucos ideales para mantener los muebles como el primer día. La rutina a la hora de llevar a cabo el mantenimiento es importante, es decir si la tapicería tiene una mancha hay que eliminarla cuanto antes, en vez de dejarlo para más tarde.

El cuidado diario de los muebles incluye retirar el polvo todos los días, sacudir los almohadones y pasar la aspiradora, no solo de las partes más visibles sino de todo en general. Para eliminar una mancha producida con algo soluble, la solución es mezclar una cucharada de sodio en tres tazas de agua tibia.

Utilizando una tela limpia, frota suavemente empezando por los bordes y terminando en el centro del mueble. Es importante no mojar el relleno tan sólo la mancha, después se deja secar y listo. En caso de que la mancha sea muy persistente y cueste eliminarla, la mejor opción es adquirir productos especiales de limpieza para obtener mejores resultados.

Mientras que si la mancha es de grasa, hay que colocar inmediatamente unos polvos de talco para que absorba la mancha. Se deja secar durante una media hora aproximadamente y más tarde se retiran los restos de talco con un cepillo suave y con cuidado para no dañar la tapicería.

La limpieza del cuero se realiza con un trapo ligeramente humedecido en agua o con cualquier producto líquido. Si son colores claros conviene utilizar un limpiador cremoso y si por el contrario es un mueble blanco, basta con utilizar un jabón blanco y cepillo suave. Para los muebles de madera existen en el mercado unos productos conocidos como impermeabilizantes que te ayudarán a conservar tus muebles siempre en perfecto estado.