Elige tu lámpara perfecta
Las lámparas son uno de los elementos que más adornan el hogar, además de iluminar la estancia aportan un toque de estilo en función del diseño de la lámpara. En primer lugar, debes escoger la intensidad y el tipo de iluminación que deseas conseguir, es decir si quieres que sea luz ambiental, de lectura, cenital o una luz que ilumine una zona de la habitación en concreto.

Esta decisión es importante puesto que condicionará diversos aspectos de tu lámpara como son el tamaño, la forma y el tipo. También deberás decidir otras funcionalidades, entre ellas el número de brazos o puntos luminosos, si quieres una lámpara de techo, si necesita colocar además unos cuantos focos y por supuesto la potencia de las bombillas.

Llegados a este punto no debes olvidar adquirir bombillas de bajo consumo, puesto que gastan menos energía que las tradicionales, lo que te ayudará a ahorrar en la factura. Estas bombillas duran hasta 10 veces más y sólo cuestan siete veces más que las de toda la vida, lo que significa que a medio plazo te saldrán mucho más rentables.

Para iluminar estancias de paso se recomienda la utilización de apliques de pared que además son muy decorativos. Es también muy aconsejable colocar estos sistemas de iluminación detrás de la televisión, ya que de esta forma evitarás que forzar la vista ante los continuos cambios de luz cuando la habitación está iluminada tan sólo por el televisor.

Y si lo que quieres es iluminar una determinada zona de la estancia en un momento puntual, entonces lo mejor es que utilices un flexo o lámparas de pequeño tamaño. Colocadas sobre la una mesilla de noche o una mesa de estudio, incluso si lo prefieres pueden estar fijadas con unos apliques en la cabecera de cama para que te resulten más fáciles de manejar y de limpiar.