Eliminar manchas de óxido
Con el paso de los años las manchas de óxido empiezan a aparecer en distintos rincones de nuestro hogar e incluso en prendas que tienen adornos metálicos. Mucha gente piensa que quitar estas manchas es un verdadero trabajo de profesionales, sin embargo se equivocan, ya que conseguir hacerles frente es tan fácil como poner en práctica los siguientes consejos que te ofrezco a continuación.

Una manera eficaz de terminar con estas manchas es calentar una taza de agua sin que llegue a hervir, retirarla del fuego y verter tres cucharadas de sal de limón. A continuación revuelve bien ambos ingredientes hasta conseguir una mezcla homogénea.

Aplica esta solución sobre la mancha y déjalo secar al sol, pero es muy importante que vayas humedeciendo la zona en cuestión hasta que la mancha se haya eliminado por completo. Otra posibilidad, sobre todo si la mancha es muy persistente, es mezclar zumo de limón con bicarbonato sódico y aplicar esta fórmula sobre la zona que requiere atención. Para completar los resultados tendrás que lavar la prenda o el objeto con los productos que utilizas habitualmente.

Si se trata de porcelana, te aconsejo que utilices salfumán que encontrarás a la venta en droguerías y en su correspondiente sección en cualquier supermercado. Mientras que las superficies de hierro lo mejor es utilizar acetona, comúnmente conocido como quitaesmalte.

Si por el contrario la mancha de óxido se encuentra en tu prenda favorita no tienes de qué preocuparte, ya que en la mayoría de los casos se elimina esparciendo un poco de vinagre. Como las manchas más viejas y profundas resultan más difíciles de eliminar, tal vez en estos casos la mejor opción sea recurrir a productos específicos o a profesionales que te ayudarán a devolver la vida a tu prenda de ropa.