Eliminar manchas difíciles
Aunque tengamos cuidado, muchos muebles y espacios de nuestro hogar que utilizamos a diario están expuestos a manchas de todo tipo y la mayoría de ellas son difíciles de eliminar, sobre todo si tenemos niños pequeños en casa. Por eso el artículo de hoy está dedicado a estas tareas de limpieza y de mantenimiento de aquellos rincones y artículos de nuestro hogar que más cuidado y atención precisan.

Las manchas viejas suelen ser las que más trabajo nos dan, por eso si recientemente has descubierto una y no sabes qué puedes hacer con ella, es el momento perfecto de poner a prueba estos remedios caseros. Un consejo es mezclar en partes iguales un poco de clara de huevo y de glicerina que deberás aplicar sobre la superficie en cuestión, aunque es aconsejable utilizar esta mezcla en materiales de tela. Tienes que dejarlo actuar durante un rato y después aclarar con abundante agua.

Otro truco casero típico de las abuelas para eliminar manchas viejas, y que en la mayoría de los casos suele funcionar bien, es mezclar una cucharadita de bórax en una taza de agua. El resultado será un líquido que puedes aplicar sobre aquellas prendas, alfombras, manteles o cualquier otro tipo de objetos que están manchados de barro, otra de las manchas más frecuentes y difíciles de eliminar.

Otra de las manchas que más quebraderos de cabeza nos suelen dar son las de vino. En este caso lo mejor es frotar la zona que requiere atención con un poco de vino blanco y después dejar que actúe durante unos minutos, por último aclarar con agua. Y para terminar con esta pequeña guía de machas viejas y difíciles de eliminar, no podemos olvidarnos de las más frecuentes en hogares con niños pequeños, las de papilla. Para estas nada mejor que frotar con un poco de vinagre blanco tibio y después lavar con detergente común.