Esculpir con pasta piedra
Como en artículos anteriores te invito a que descubras algunas de las técnicas decorativas más populares, que te ayudarán a renovar cualquier espacio de tu hogar sin necesidad de solicitar la ayuda de un experto, y sin tener que reunir una gran cantidad de materiales y de herramientas de bricolaje. La pasta piedra es una de esas labores decorativas que a simple vista nos pueden parecer difíciles de aplicar, y cuando nos ponemos manos a la obra nos damos cuenta de que son más fáciles de lo que pensábamos.

La pasta piedra es un tipo de masa muy parecida a la cerámica pero que no requiere de un horno especial, lo que convierte a este material en uno de los favoritos de muchos aficionados a las manualidades y al bricolaje, ya que podemos trabajar con ella en nuestro propio hogar de una manera rápida y sencilla. Además, si trabajamos con pasta piedra podemos utilizar cualquier tipo de pintura, y con todas ellas conseguiremos un resultado perfecto.

Al mismo tiempo, permite la posibilidad de hacer todo tipo de formas y esculturas, y como resiste muy bien los diferentes contrastes de temperatura y la humedad, puedes colocar tu diseño final en cualquier rincón del hogar, como por ejemplo en tu jardín o en tu terraza y con absoluta confianza.

Por lo que se refiere a la textura permite una gran variedad de posibilidades, como por ejemplo texturas más gruesas y rugosas, o por el contrario más finas y lisas. Si después de conocer cuáles son todas las ventajas de trabajar con pasta piedra quieres animarte a probarla, pero no te consideras una gran experta esculpiendo figuras, te recomiendo que en los primeros intentos recurras a un molde y comiences con diseños fáciles. En tiendas de artesanía encontrarás sin problemas estos moldes, ahora tan sólo tienes que preparar la pasta piedra.

Preparar pasta piedra

Para ello tendrás que conseguir los siguientes materiales: 600 grs. de cemento rápido; 400 grs. de enduido plástico; 100 cc. de agua y 50 cc. de adhesivo vinilico. Primero coloca el cemento en un recipiente y añade el enduido poco a poco y removiendo frecuentemente. Después incorpora el adhesivo y agrega el agua mezclando bien todos los ingredientes para conseguir una mezcla homogénea. A continuación podrás amasar tu pasta piedra y empezar a utilizarla inmediatamente.