Esmalte laca para muebles viejos
En el consejo de bricolaje de hoy te explicaremos cómo devolver la vida a ese viejo mueble de tu hogar que ya no utilizas, de una manera fácil, rápida y barata. Prepárate para sacar el manitas que llevas dentro y conseguir un excelente resultado, con pocos materiales y herramientas.

La tarea de hoy es perfecta para actualizar esa silla de tu cocina o del jardín que creías perdida, así que toma nota. Para ello, tan sólo necesitarás un esmalte laca, que podrás adquirir en cualquier tienda de bricolaje. Lo primero de todo será desmontar todas las piezas de nuestro mueble, siempre que nos resulte posible, para poder realizar mejor la actividad de hoy.

Antes de aplicar la pintura deberás lijar toda la superficie con una hoja de grano grueso, para retirar los restos de la vieja pintura y conseguir un acabado uniforme. Después podrás limpiar la silla con un trapo humedecido en alcohol y secar con una bayeta. Cuando hayas hecho esto, deberás aplicar una imprimación multiuso al agua, preferiblemente de secado rápido y de color blanco, con el fin de preparar la superficie y que el esmalte se adhiera mejor.

Una vez que haya transcurrido el tiempo que el fabricante especifica en el envase, podrás extender una capa de esmalte laca satinado con ayuda de un rodillo pequeño. Si quieres lograr una mayor intensidad y fuerza, puedes aplicar una segunda mano del esmalte laca, cuando la primera capa se haya secado por completo.

Como te habíamos prometido al principio de nuestro post, se trata de una tarea muy sencilla y rápida, que podrás realizar en pocos pasos y sin necesidad de ser un gran experto en bricolaje. Así que ponte manos a la obra y empieza a recuperar todos esos muebles viejos de tu hogar.