Evitar filtraciones en las ventanas
Cuando las inclemencias climáticas propias del invierno hacen su desagradable aparición, lo mejor es quedarse en casa al abrigo de nuestro cálido y acogedor ambiente familiar. Una buena película, una ropa de abrigo y unas palomitas son los ingredientes básicos para disfrutar de una lluviosa y fría tarde domingo, en compañía de la familia, de la pareja o de los amigos.

Sin embargo, hay algo que puede estropear esta confortable sesión de cine y son las filtraciones de nuestras ventanas, que dejan pasar el viento y la humedad. Una tarea de reparación que todos hemos tenido que realizar en algún que otro momento de nuestras vidas, si queremos conservar el calor de nuestro hogar y así ahorrar en la factura.

Para reparar las grietas de tu ventana deberás sellar estas pequeñas fisuras con masilla especial de carpintero, que tendrás que extender con ayuda de una espátula. Un producto que encontrarás en cualquier tienda de bricolaje y que está especialmente indicado para tratar la madera. Si quieres trabajar otros materiales como el cristal o el aluminio, deberás utilizar silicona transparente.

Para disimular esta pequeña tarea de reparación, tendrás que barnizar la superficie tratada y si lo consideras necesario, también puedes pintar. Como te había prometido al principio de nuestro artículo, se trata de una tarea muy fácil, rápida y eficaz, que cualquier aficionado puede realizar con grandes resultados.

No esperes a que el mal tiempo se eche encima, y repara cuanto antes todas las grietas de tus puertas y ventanas exteriores. De esta forma podrás retener el calor de tu hogar, algo que agradecerás cuando llegue la factura de la electricidad y del gas. Ponte manos a la obra con nuestra reparación de hoy, y así podrás continuar con tu agradable y hogareña tarde de domingo.