Fabrica tu propio enjuague bucal
Ahorrar en el hogar es más fácil de lo que mucha gente piensa, con pequeñas y sencillas manualidades es posible reducir el gasto, además de disfrutar de una actividad entretenida. En temas de higiene hay mucha gente que prefiere adquirir los mejores productos y de las mejores marcas, pero también puedes fabricarlos tú mismo y ahorrarte la compra.

Si utilizas normalmente un enjuague bucal estás de suerte, ya que puedes dejar de apuntarlo en tu lista de la compra y empezar a fabricarlo tú mismo. Además de económico también tendrás la seguridad de estar utilizando un producto más natural puesto que conoces perfectamente todos y cada uno de los materiales que has utilizado para fabricar la manualidad.

En primer lugar, los materiales que vas a necesitar son los siguientes: unas cuantas hojas de albahaca, 50 gramos de bayas de enebro, unos pétalos de rosas (si puedes escoger opta mejor por las rojas), un pequeño puñado de menta y un litro de agua.

Una vez que tengas todos estos materiales tendrás que hervir el agua y a continuación añadir todos los ingredientes, recuerda bajar el fuego para que el agua se asiente un poco. Déjalo todo así enfriar a temperatura ambiente.

Una vez que el resultado de tu mezcla esté frío, con ayuda de un colador tienes que retirar los elementos sólidos y presionarlos bien para que escurra totalmente el agua. El líquido resultante lo colocas en un recipiente adecuado para el producto y lo guardas en la nevera.

Como ves se trata de una manualidad fácil y muy rápida de fabricar, los materiales utilizados son naturales sin componentes que pueden resultar perjudiciales. Pero lo mejor de todo es que los elementos utilizados los puedes encontrar en cualquier establecimiento, acude a centros especializados como por ejemplo una herboristería, y consulta a los expertos si tienes dudas acerca de alguno de los materiales.