Forrar muebles con papel pintado
¿Sabías que también puedes utilizar papel pintado para dar una segunda vida a tus viejos muebles? Una actividad muy sencilla, divertida y rápida que está al alcance de todos los bolsillos y de todos los aficionados a las manualidades y al bricolaje.

Utilizando unos cuantos y económicos materiales conseguirás personalizar tus muebles y dar un estilo de lo más creativo. Si quieres saber cómo puedes hacerlo, no pierdas detalle de las sugerencia que te explicamos a continuación.

Puedes forrar con papel pintado tanto los muebles antiguos como los más nuevos, además de cajones, puertas de armario, baldas… Inspírate en las imágenes que acompañan a nuestro artículo de hoy o busca ideas en revistas de decoración o tiendas de hogar, y prepárate para dar un aire nuevo a cualquier ambiente de tu casa.

Forrar muebles con papel pintado
En esta actividad lo más importante es escoger bien el papel pintado que queremos utilizar, que deberá combinar con el ambiente de nuestra habitación, es decir con las cortinas, los muebles, los cuadros y todos los artículos decorativos. Busca el equilibrio y la armonía en tu estancia, y no dudes en dar tu toque personal.

Antes de pegar el papel pintado, conviene limpiar en profundidad la superficie en cuestión para conseguir que el papel se adhiera correctamente. Y cuando tu mueble esté limpio y seco podrás recortar el papel y pegarlo en la superficie que deseas forrar. Antes de que el pegamento se haya secado por completo deberás pasar por la superficie un paño seco o un cepillo para eliminar esas burbujas de aire.

Espera a que el adhesivo se haya secado por completo y entonces podrás aplicar una capa de barniz para proteger tu mueble, y conseguir que adquiera un brillo muy especial.