Forrar tuberías
En la tarea doméstica de hoy te propongo poner a prueba tus habilidades con unos prácticos consejos, que te demostrarán que no es necesario ser todo un experto en bricolaje para lograr un resultado muy profesional. Únicamente necesitas tener a tu disposición unos trucos eficaces, las herramientas y los materiales más adecuados, y por último, buenas dosis de paciencia y de buen humor.

En esta ocasión te explicaremos cómo forrar una tubería que gotea de una manera fácil y rápida. El primer paso será adquirir una banda calorífica compuesta por una cinta de aluminio al vacío y una espuma alveolar flexible. Comienza limpiando y secando la tubería que tienes que reparar y después coloca la banda calorífica en el sitio correcto, pegándola preferiblemente con un trozo de cinta adhesiva de aluminio.

Una vez que hayas llegado a las piezas de sujeción de la tubería a la pared, tendrás que reforzar esta zona con más cintas de tira adhesiva. Coloca estas cintas hasta llegar al final de la tubería, situando las cintas en forma de espiral y asegurándote de que las piezas están totalmente adheridas.

Como te había prometido al principio del artículo se trata de una tarea muy fácil y rápida de realizar. Tan sólo tendrás que visitar tu tienda de bricolaje más próxima y preguntar por una cinta adhesiva que reúna las características anteriormente citadas, o cualquier otro modelo, si te resulta más fácil de utilizar.

Sigue al pie de la letra los consejos que te explicamos en nuestro artículo de hoy para reparar tu tubería y así no tendrás que sustituirla por otra. Una tarea de reparación muy fácil de poner en práctica, y con la que no necesitas solicitar la ayuda de ningún experto, ahorrándote así la mano de obra, y demostrando que puedes lograr cualquier cosa que te propongas.