Fundas para las sillas
Si eres un gran aficionado a las manualidades, no pierdas detalle de la divertida propuesta decorativa que te ofrecemos hoy, y con la que podrás personalizar cualquier silla de tu hogar, en pocos y sencillos pasos. Una actividad perfecta para realizar en familia, que está al alcance de cualquiera de nuestros lectores, y con la que no tendrás que gastar mucho dinero.

Así que empieza a pensar en un posible diseño y compra todos los materiales que vas a necesitar para hacer una funda para tu silla: cinta métrica; lápiz; tela; aguja e hilo; pegamento; y tijeras.

Lo primero de todo será tomar las medidas de nuestra silla y trasladarlas a la tela. Antes de cortar, acuérdate de repasar con lápiz la forma que quieres que tenga tu funda. Si lo consideras necesario, deberás pegar con cola blanca un relleno para tu que tu asiento quede mullido y confortable. Puedes utilizar gomaespuma o cualquier otro material similar, que encontrarás sin problemas en tu tienda de bricolaje más próxima.

Ideas sencillas y baratas

El último paso será hacer un pequeño dobladillo a nuestra funda para evitar que se deshilache, y coser esta doblez con ayuda del hilo y de la aguja. Para colocar esta funda sobre la silla puedes utilizar la cola blanca o bien una grapadora especial par este tipo de actividades, lo que más cómodo te resulte.

Como te habíamos prometido al principio de nuestro artículo, se trata de una tarea muy fácil, rápida y barata, con la que podrás actualizar cualquier ambiente de tu hogar. Lo único que necesitarás será una buena idea y los materiales adecuados, así que busca una bonita tela, en armonía con tu estancia, y como toque final, recuerda que puedes añadir cualquier detalle o complemento decorativo que desees.