Guardar la pintura que sobra
Si has estado decorando tu hogar y te ha sobrado pintura, pero no sabes qué hacer con ella y cómo guardarla correctamente para que se conserve en perfectas condiciones, será mejor que no pierdas detalle de los consejos que te ofrecemos a continuación. Con nuestros sencillos y rápidos trucos conseguirás que tu pintura esté como el primer día, la próxima vez que tengas que utilizarla.

No te deshagas de tu bote de pintura tan rápido y recíclalo, porque nunca se sabe cuándo nos puede volver a hacer falta. Así que ponte cómodo y toma buena nota de los trucos caseros de hoy.

Cuando hayas terminado de utilizar tu bote de pintura, lo primero que deberás hacer será limpiar todos los materiales que hayas utilizado, incluyendo la propia lata, y sobre todo los bordes. Un truco para identificar botes de pintura fácilmente y sin tener que abrirlos uno por uno, es derramar una pequeña cantidad en la tapa. De esta sencilla forma, conseguiremos identificar fácil y rápidamente el color de cada bote.

Asimismo, no olvides escribir con bolígrafo permanente sobre la tapa del bote en qué zona del hogar hemos utilizado cada pintura. Así, en el futuro no habrá malos entendidos. Una vez que hayas hecho todo esto, tendrás que cerrar muy bien todos y cada uno de los botes, y guardarlos en un lugar seco y a temperatura ambiente.

Y cuando tengas que volver a utilizar tus botes, lo primero de todo será agitar bien el envase y remover con una vara. Si es necesario añade una pequeñísima cantidad de agua, aproximadamente un 10% de agua, que suele ser la medida recomendable.

Como te habíamos prometido, son unos consejos muy sencillos y de sentido común, aunque algunas veces siempre nos despistamos y olvidamos algún que otro paso, pero gracias a nuestro artículo de hoy, ya no.