Guía de uso del pegamento extrafuerte
Uno de los objetos más utilizados en la mayoría de las tareas de reparación de nuestro hogar, tanto en muebles como en adornos o superficies, es el pegamento extrafuerte. El mejor aliado de muchos de nosotros, porque todos en algún momento de nuestra vida hemos roto algún objeto y hemos intentado repararlo a escondidas sin que se note. Utilizar este tipo de productos puede resultar muy fácil, sin embargo seguro que muchas personas han terminado con el pegamento en los dedos o repartido por distintos rincones del hogar, y a pesar de todo no han conseguido arreglar el desperfecto.

Por eso te recomiendo que tomes nota de esta pequeña guía que te resultará de gran ayuda si tienes que echar mano de cualquier tipo de pegamento extrafuerte. Lo primero de todo es tener en cuenta el tipo de material que vamos a trabajar, ya que en el mercado existen distintos clases de pegamentos específicos para cada tipo de superficie y de labor.

Antes de aplicar el pegamento en la zona afectada debes limpiar en profundidad la superficie y dejar secar. Para esto, te recomiendo utilizar un paño humedecido en alcohol o en acetona. A continuación, debes aplicar el pegamento extrafuerte siguiendo al pie de la letra las instrucciones del fabricante. En algunos casos tal vez sea necesario mezclar varios productos hasta conseguir una mezcla homogénea, mientras que en otros podrás aplicar el pegamento directamente.

Cuando vayas a aplicar el producto es aconsejable hacerlo con una espátula y distribuirlo por toda la superficie de manera uniforme, así evitarás que la parte de la abertura del producto se ensucie y queden restos de producto que a la larga te dificultarán para abrir el bote o el recipiente en cuestión.

Una vez aplicado el producto en ambas superficies, une las partes lo más rápidamente posible y presiona ligeramente durante unos minutos para asegurarte de que ambas piezas están unidas. Recuerda que en la mayoría de pegamentos extrafuertes, si necesitas separar las piezas porque te has equivocado, puedes hacerlo antes de que hayan transcurrido 15 minutos. Aunque es aconsejable que antes de juntar las piezas rotas te asegures de que están en la posición correcta.