Ideas para taladrar vidrios
Si te acabas de incorporar a nuestra revista especializada en bricolaje, te doy la bienvenida y te invito a que eches un vistazo a algunos de los consejos, tareas de reparación y manualidades que ofrecemos diariamente a los lectores que quieren poner a prueba sus habilidades.

Sin embargo, en esta ocasión te explicaré algunos sencillos trucos para taladrar una superficie de vidrio sin que se rompa. Otra de esas técnicas con las que te puedes encontrar si alguna vez tienes que reparar un desperfecto de tu hogar o restaurar tu mueble favorito. Así que no pierdas de vista los consejos que aparecen a continuación por si algún día los necesitas.

Para empezar te recomiendo que utilices una broca de punta de lanza o de diamante, que puedes adquirir en tu tienda de bricolaje de confianza, donde deberás especificar al dependiente para qué tipo de tarea la quieres exactamente. Cuando tengas tu broca, podrás marcar el lugar donde vas a perforar y rodearlo con un aro de plastilina o de masilla. Después tendrás que rellenar ese pequeño círculo con un poco de aguarrás o de kerosene, cuya finalidad es enfriar la zona que vamos a taladrar.

Paciencia, tiempo y práctica

Este paso es el más importante de todos, así que asegúrate de lo que realizas correctamente, ya que cuando la broca entra en contacto con el vidrio está muy caliente y puede hacer que el material se rompa. Para evitar esto también es importante refrigerar directamente la broca con el kerosene o con el aguarrás, así las posibilidades de realizar con éxito tu tarea serán mayores.

Antes de taladrar recuerda que debes fijar muy bien el vidrio para evitar que se mueva, por ejemplo colocándolo sobre una base plana. Por último, cuando taladres deberás hacerlo a bajas revoluciones y presionando con mucho cuidado y muy despacio. Tómate tu tiempo, y recuerda que si la tarea no resulta como esperas no tienes de que preocuparte, ya que el bricolaje requiere tiempo, paciencia y experiencia.