Seguro que en más de una tarea del hogar te has encontrado con esa típica definición que es demasiado técnica o específica y que no has comprendido del todo bien. Seguro que esto te ha supuesto un serio problema a la hora de realizar la labor en cuestión. Para evitar este tipo de situaciones, nuestros lectores habituales pueden echar mano de los consejos y de las explicaciones que ofrecemos en muchos de nuestros artículos acerca de infinidad de herramientas, materiales y superficies, entre otras muchas cuestiones.

Una de estas tareas es la imprimación multiuso, la que se utiliza para preparar la superficie en cuestión antes de dar color a cualquier objeto de madera, de plástico o de metal. En este sentido, la imprimación es una solución práctica y económica que nos permitirá disponer de la cualquier superficie en perfectas condiciones para su posterior pintado.

De esta forma, cuando tengas que pintar cualquier superficie primero deberás aplicar una capa de imprimación que facilitará en gran medida el agarre de la pintura, aunque antes de nada recuerda que deberás limpiar muy bien la superficie con ayuda de un trapo y de un producto de limpieza de cualquier tipo. Después deberás aplicar la imprimación con ayuda de un rodillo, pero para las zonas de más difícil acceso te recomiendo utilizar una brocha o una paletina.

Y si piensas utilizar una pistola de pintar debes diluir el producto en un 10% de agua aproximadamente para que la mezcla sea lo más correcta posible. Después tendrás que aplicar el producto poco a poco por toda la superficie, con este material conseguirás preparar y proteger un gran número de superficies, y además el acabado será todavía más profesional, y si tienes alguna duda al respecto, te animo a comprobarlo por ti mismo, y así lograrás apreciar la diferencia.