Instrucciones para fabricar detergente casero
Si quieres ahorrar en la factura del hogar empieza por fabricar tu propio detergente casero, y también ayudarás al planeta ya que utilizando productos caseros evitas el uso de sustancias que perjudican el medio ambiente y que emplean algunos fabricantes.

Los ingredientes que vas a necesitar son los siguientes: 1 taza de agua, ¼ de barra de jabón de aceite vegetal, 12 tazas de agua caliente del grifo, un cubo, 4 cucharadas de sosa y por último 2 cucharadas de bórax.

Una vez que tengas todos los materiales necesarios, lo primero que debes hacer es calentar la taza de agua en una cazuela y raspar el jabón encima con un pelador. Remueve las escamas hasta que se disuelvan.

Una vez hecho esto tienes que colocar las otras 12 tazas de agua caliente en el cubo y añadir el agua mezclada con jabón y remover. El siguiente paso es añadir la sosa y agitar de nuevo. Después añade el bórax y mézclalo otra vez.

Cuando esté frío lo puedes utilizar como cualquier otro detergente. Si quieres puedes incluso añadir a la mezcla aceites aromáticos con los que aportarás un refrescante olor a hierbas o a flores. Puedes elegir el aroma que quieras, acude a una tienda especializada en productos del hogar y escoge el olor que mejor se adapte a tus exigencias. También es posible elaborar detergente en mayores cantidades, tan sólo tienes que multiplicar la proporción de los materiales que has utilizado.

Y si el resultado no termina de convencerte y prefieres adquirir un jabón natural, pero ten en cuenta varios aspectos. El primero de todos es que debe ser biodegradable en menos de un año, debe ser hipoalergénico, sin fosfatos, sin cloro ni fragancias o colores sintéticos, debe estar elaborada a base de plantas y por supuesto no debe contener derivados del petróleo. Siguiendo estos consejos conseguirás los mismos resultados o incluso mejores, ahorrando dinero y siendo respetuoso con el medio ambiente.