Instrucciones para fabricar tu propio reposapiés
Un reposapiés es un elemento muy útil en cualquier hogar, no solo como elemento de decoración sino también porque tras una dura jornada de trabajo es muy cómodo poder llegar a casa y disfrutar de un rato de descanso en familia con los pies en alto. Esta postura es muy recomendada por los expertos para mejorar la circulación de la sangre y favorecer el descanso.

Lo mejor de todo es que no necesitas acudir a la tienda y comprar uno ya que puedes fabricarlo tú mismo, es una tarea realmente fácil. En primer lugar necesitarás un tablero de madera de 10 milímetros de espesor, un taladro, cuatro patas de madera, cola blanca, espuma, guata y tela.

Una vez que tengas todos los materiales puedes comenzar tu manualidad, para ello lo primero que tienes que hacer es cortar el tablero con una medida de 40 x 35 centímetros. Con ayuda de un taladro haz cuatro agujeros, uno en cada esquina y coloca las roscas de las patas dejando un espacio de unos 5 centímetros del borde.

Ahora coloca las roscas de las patas en los agujeros del tablero y pega un trozo de espuma del mismo tamaño que el tablero con cola blanca, pasa la cola a ambas superficies para conseguir que se adhiera mejor. Presiona para que ambas partes se unan y déjalo secar durante una hora.

Mientras tanto corta la guata del mismo ancho que la espuma y el tablero, pero ten en cuenta que su longitud debe ser el largo más el alto de la espuma, dejando unos centímetros de margen para que después puedas graparla. Y a continuación, tendrás que fijar la guata con grapas en los extremos del ancho.

Por último tienes que cubrir con la tela la unión de la guata, para lo que vas a tener que empezar por fijar el largo alisando todas las arrugas que puedan aparecer. Por último grápalo todo y ya puedes empezar a utilizarlo.