Instrucciones para limpiar una persiana
Las persianas son una de las partes más olvidadas del hogar, pero como cualquier otro requiere una limpieza frecuente para poder conservarlas durante más tiempo. Si no sabes cómo tienes que limpiar tu persiana aquí van unas recomendaciones para que las pongas en práctica en tu propio hogar.

En primer lugar tienes que limpiar el exterior de la persiana, recuerda que tienes que alcanzar incluso las zonas menos accesibles y altas, así que no estaría de más que pidas ayuda algún miembro más de la familia o algún amigo de confianza. Recuerda que para limpiar esta parte interior tienes que retirar primero los tornillos y luego la tapa.

A continuación, tienes que bajar completamente la persiana para poder limpiar más cómodamente esta parte. Para limpiar este tipo de materiales, es decir de plástico o de PVC tienes que aplicar jabón y aclarar con un trapo húmedo, por último tendrás que secarlo bien con ayuda de un trapo.

El siguiente paso será colocar la tapa del tambor y encajar todos los clavos. Es aconsejable hacer un mantenimiento de las guías dando un repaso con un aspirador de mano y engrasándolas si lo consideras necesario para que la persiana se deslice mejor.

Si tu persiana es de madera tendrás que utilizar otros productos diferentes, aunque es muy importante que antes de aplicar cualquier producto retires el polvo y pases un paño humedecido en algún producto de limpieza específico.

Si tienes dudas consulta en tiendas especializadas en el hogar qué tipo de producto es el más adecuado, según el material de tu persiana, aunque generalmente se suelen utilizar productos para suelos de parquet o de maderas en general. Finalmente, recuerda secar bien la persiana antes de colocar la tapa y los tornillos. Como te habrás podido dar cuenta, excepto por los materiales utilizados, los pasos para limpiar una persiana de madera y una de plástico o de cualquier otro material son siempre los mismos.