Instrucciones para limpiar una ventana de PVC
Las ventanas de PVC están cada vez más de moda, y es que este material es el más adecuado para cualquier casa, puesto que no le afecta la humedad y es fácil de limpiar, aunque es conveniente tener en cuenta unas pautas para su correcto mantenimiento. Hay que limpiar los perfiles una vez al mes y engrasar todas las piezas móviles al menos dos veces al año.

Las recomendaciones de limpieza más importantes que necesitas saber son fáciles y rápidas de realizar. En primer lugar, si las ventanas tienen ranuras de aireación deben mantenerse limpias y abiertas, puesto que así será más difícil que cumplan su misión.

Como mínimo hay que limpiar los perfiles una vez al mes con ayuda de un paño suave, humedecido en agua y jabón neutro. Hay que aclarar con abundante agua para evitar que queden restos de jabón.

Dos veces al año, tendrás que limpiar también los elementos metálicos, es decir los herrajes, y engrasar todas las piezas móviles con aceite libre de ácidos. Las juntas de cierre y acristalamiento, o sea las gomas, deben limpiarse también con agua y jabón neutro que encontrarás en la sección de limpieza y hogar de cualquier supermercado.

Por último conviene ventilar la estancia un mínimo de dos veces al día, teniendo en cuenta que en zonas geográficas con un alto nivel de humedad es recomendable ventilar el mayor tiempo posible. Tal y como afirman los datos de la Asociación de Ventanas de PVC (ASOVEN), en España la zona donde más ventanas de este tipo se colocan es en el norte del país, curiosamente donde hay más humedad en el ambiente. Cada vez es más frecuente la presencia de estas ventanas en muchos hogares, por lo que conviene también generalizar las normas básicas de mantenimiento y de limpieza a todos los usuarios.