Instrucciones para reparar un azulejo
¿Has roto un azulejo y no sabes cómo repararlo antes de que otro miembro de la casa te descubra in fraganti? En ese caso estás de suerte, ya que en el artículo de hoy te explicaré todo lo que necesitas saber para reparar tú mismo el azulejo, lo más rápidamente posible y sin que se note tu pequeña avería.

El primer paso será adquirir un azulejo nuevo exactamente igual que el resto. Para este tipo de situaciones es muy aconsejable guardar las piezas que sobran cuando terminamos de colocar todos los azulejos de nuestra estancia, así evitaremos tener que molestarnos en buscar. A continuación, tendrás que proteger tus ojos y tus manos y tomar todas las medidas de seguridad necesarias con las que evitar disgustos innecesarios.

A partir de ahora podrás retirar la pieza dañada con ayuda de un cincel y un martillo. Sin embargo, debes asegurarte de que lo haces con mucho cuidado para evitar romper los azulejos de alrededor. Cuando hayas conseguido retirar por completo toda la pieza defectuosa, tendrás que limpiar bien la zona en cuestión antes de colocar el nuevo azulejo. A continuación, tendrás que aplicar el adhesivo de montaje en la parte posterior de nuestro nuevo azulejo, y colocarlo en el sitio correcto.

Debes presionar durante un momento la pieza para asegurarte de que el azulejo encaja correctamente y está bien adherido a la pared. Una vez que el adhesivo se haya secado, podrás rellenar las juntas de tu azulejo con una masilla especial para este tipo de trabajo. Acuérdate de pasar el dedo sobre ella para retirar el exceso de masilla y así conseguir un acabado perfecto.

Como te he prometido se trata de una tarea de reparación muy fácil de realizar con la que no necesitas ser todo un experto en cuestiones de bricolaje para conseguir los mejores resultados, únicamente requiere un poco de paciencia y los materiales adecuados.