Limpiar aparatos luminosos
¿Sabes cómo tienes que limpiar los artículos de iluminación de la manera más correcta posible para evitar que se estropeen? Tal vez piensas que se trata de una pregunta muy sencilla y de fácil solución, pero como es habitual en este tipo de tareas relacionadas con el hogar, y en concreto con temas de electricidad, todo tiene su truco, y siempre es interesante conocer los mejores consejos para evitar posibles disgustos. Si además tenemos en cuenta que este tipo de labores pueden resultar peligrosas, ya que estamos trabajando con artículos eléctricos, es todavía más recomendable echar mano de esta pequeña guía de prácticas ideas.

En cuanto a limpieza de aparatos luminosos se refiere, se incluyen también los interruptores y los tomacorrientes, dos superficies a menudo muy olvidadas. Para limpiar estos escondidos rincones te aconsejo utilizar una tela ligeramente humedecida en alcohol que te resultará muy útil sobre todo en piezas de plástico.

Y aunque muchos de vosotros ya lo sabéis, no está de más que os lo recuerde: es aconsejable limpiar todas las bombillas de la casa a diario. Este tipo de rincones acumulan mucha suciedad y polvo, si bien es cierto que en función del espacio del hogar también podemos encontrar grasa en estos artículos eléctricos, por ejemplo en la cocina. Para limpiar las bombillas puedes pasar un trapo húmedo y después secar bien con otro retazo de tela completamente seco. Como te estarás imaginando, es una cuestión de sentido común realizar todas estas tareas con los objetos de iluminación correctamente apagados y desenchufados para evitar disgustos innecesarios.

Así que pon en práctica todas estas cuestiones y comprobarás que tus lámparas y demás objetos eléctricos funcionan a las mil maravillas y sin ningún tipo de problema.