Limpiar bronce
¿Tienes en tu hogar alguna superficie de bronce y no sabes cómo limpiarla correctamente para conseguir que brille igual que el primer día? En la mayoría de los casos podemos poner fin a esta situación nosotros mismos, sin necesidad de consultar a un especialista que nos cobre una suma de dinero insultante por algo que perfectamente podemos realizar nosotros mismos, durante una de esas desapacibles tardes de domingo, cuando el mal tiempo nos invita a quedarnos en casa y a disfrutar del acogedor ambiente del hogar.

Para limpiar este material te aconsejo preparar una solución de detergente y agua en partes iguales. Con ayuda de una tela suave deberás limpiar muy bien la superficie en cuestión. Una vez que hayas terminado con esta tarea, deberás realizar la parte más importante y fundamental si queremos obtener los mejores resultados: aclarar la superficie con una solución que tendremos que preparar nosotros mismos.

Esta mezcla deberá contener un litro de agua y un chorrito de amoníaco. Una vez que tengas la solución preparada podrás limpiar la superficie con ella, y después dejar que el material se seque, asegúrate de que se seca correctamente, ya que si alguna superficie está todavía un poco mojada puede dejar alguna mancha. Por eso te aconsejo que pases un pequeño retazo de tela suave y limpia.

Como ves se trata de una manualidad muy sencilla, que puedes probar a hacer tú mismo desde la comodidad de tu propio hogar, así que anímate a poner a prueba tus capacidades, que seguro que son muchas, y no tengas miedo. Pero si a pesar de todo no consigues limpiar la mancha, será mejor o bien que recurras a un especialista o visites tu tienda de bricolaje más cercana y compres un producto específico con el que limpiar este tipo de materiales.