Limpiar el mármol
El mármol es un material muy elegante y noble, que aporta un toque de distinción en cualquier espacio de nuestro hogar, además es una de las superficies más fáciles de limpiar. El único inconveniente es que absorbe las manchas con bastante facilidad, así que debemos limpiar nuestro mármol inmediatamente después de descubrir cualquier tipo de suciedad.

Todos sabemos cómo hay que limpiar esta superficie, en este sentido no tiene ningún misterio, basta con pasar un trapo humedecido en agua y en algún producto de limpieza especial para este tipo de materiales, o uno genérico. Sin embargo, la cosa se complica un poco cuando la macha es antigua, ya que en estos casos eliminarla puede resultar una tarea bastante más compleja, y por eso debemos ayudarnos de algunos trucos caseros de gran eficacia, tal y como la propia experiencia me ha demostrado.

Cuando el paso del tiempo y el uso diario terminan por pasar factura a nuestro mármol, empieza a adquirir ese inconfundible color amarillento que desluce esta parte de nuestro hogar. Para solucionar ésto lo mejor es pasar un cepillo suave con una mezcla de agua y de vinagre común. Aunque si durante tu labor de limpieza compruebas que se ha quedado alguna marca de óxido en tu suelo, tendrás que retirar esta mancha con una mezcla de agua y limón, también puedes añadir un poquito de sal en caso de que la suciedad esté muy adherida.

Para terminar me gustaría recordarte que el vinagre es un líquido bastante corrosivo que puede provocar daños en la superficie de nuestro mueble, así que cuando tengas que utilizarlo en el mármol o en cualquier otra superficie, te recomiendo que emplees pocas cantidades. Tal vez ya conocías algunos de estos trucos caseros, pero en cualquier caso siempre es interesante refrescar la memoria y de vez en cuando descubrir nuevos consejos de gran utilidad en nuestros quehaceres diarios.