Limpiar muebles de madera
La madera es posiblemente el material más elegante que existe, aunque ya se sabe que todo depende de los gustos de cada persona. A pesar de todo, suele ser la apuesta favorita para dar un toque de distinción al hogar, el único problema es que requiere un mantenimiento especial.

Para ayudarte a conseguir que tus muebles y cualquier rincón de madera de tu hogar esté siempre en perfectas condiciones, te invito a que pongas en práctica los siguientes consejos que aparecen a continuación.

Un truco de las abuelas que ha pasado de generación en generación para limpiar la madera encerada es repasar la superficie con un paño mojado en leche caliente. Y si lo que quieres es eliminar las marcas producidas por el canto de un vaso o de una botella, un consejo es frotar la zona en cuestión con un poco de ceniza de cigarrillo, previamente humedecida en agua, y después aclarar con una bayeta limpia y seca.

Para los muebles que están sucios de grasa, lo mejor es que recurrir a un trapo humedecido ligeramente en aguarrás, que también te ayudará a eliminar las manchas provocadas por el vino o el café.

Si el culpable de que nuestra madera haya perdido su brillo natural del primer día es el sol o la humedad, te aconsejo que mezcles un poco de alcohol, aceite de linaza y limón a partes iguales. Repasa la zona que requiere atención con una bayeta humedecida en esta mezcla, hasta conseguir que la superficie esté casi tan brillante que parezca recién salida de la tienda.

Estos son algunos de los consejos más importantes que te ayudarán a recuperar tu madera, aunque para evitar tener que recurrir a ellos, lo mejor es protegerla correctamente de las posibles manchas provocadas por los alimentos con un bonito y decorativo tapete o mantel.