limpiando_teclado
El ordenador es uno de esos aparatos que a día de hoy no suelen faltar en ninguna casa y que se ha vuelto igual de imprescindible que el teléfono o la televisión. El problema es que la mayoría de las personas que tienen ordenador, se olvidan de que se trata de un aparato muy delicado que necesita una serie de cuidados de limpieza y evitar de esta forma que sufra algún tipo de daño en un futuro.

A continuación te explico de una manera muy fácil y sencilla cómo limpiar correctamente tu ordenador para tenerlo siempre en el mejor estado posible y poder disfrutar del mismo.

Limpieza exterior

Lo primero que debes hacer es darle una buena limpieza exterior. Para ello debes empezar por limpiar muy bien la pantalla del ordenador. Puedes usar un producto limpiacristales para dejarla como nueva o añadir unas gotitas de alcohol a la pantalla y pasar un paño suave y limpio. De esta forma tendrás la pantalla reluciente y como nueva. En cuanto al teclado, puedes usar un simple cepillo de dientes y pasar el mismo por todas las teclas para eliminar todos los rastros de suciedad que haya entre las teclas.

Por último queda por limpiar la torre del ordenador, para ello coge un paño limpio y elimina todo el polvo que haya tanto en los laterales como en la parte de atrás de la torre. Si sigue todos estos pasos, conseguirás una que tu ordenador esté totalmente limpio por fuera y sin nada de suciedad.

Cómo limpiar tu ordenador de sobremesa

Limpieza interior

La limpieza del ordenador por dentro es mucho más complicada que la del exterior y es por ello que debes tener mucho más cuidado. Lo más aconsejable es desmontar la torre e ir limpiando de forma cuidadosa todas las piezas que haya en su interior.

Para limpiar, puedes coger un pequeño pincel e ir eliminando todo el polvo y suciedad que puedas hasta dejarlo como nuevo. Debes tener mucho cuidado a la hora de limpiar la placa base, por lo que lo más aconsejable es usar un pequeño aspirador de mano y limpiarla tranquilamente para evitar dañarla.

Una vez hayas terminado de limpiar tanto por fuera como por dentro el ordenador de sobremesa, notarás que el aparato parece otro e incluso funciona mucho mejor. Lo ideal y más aconsejable es realizar esta limpieza al menos una vez por semana y conseguir que esté siempre reluciente y como nuevo.