Limpiar suelos de linóleo
Seguro que has visto en muchas tiendas especializadas o en catálogos y revistas del hogar suelos de linóleo. Sin duda uno de los materiales más económicos, que además están disponibles en una amplia variedad de tonalidades y acabados. Su facilidad a la hora de instalar este tipo de suelos y su limpieza y mantenimiento, convierten al linóleo en una de las opciones favoritas en muchos hogares.

Si a todas estas características, sumamos también que se trata de un material muy sólido y firme, seguro que no tendremos ninguna duda a la hora de escoger el tipo de suelo que queremos. Por eso ahora sólo me queda recordarte cómo debes mantener el linóleo para conseguir los mejores resultados y que luzca siempre con ese bonito brillo del primer día.

Para no estropear el acabado natural de este material es muy importante escoger productos de limpieza con un pH poco agresivo. Si tienes dudas te aconsejo que preguntes en tu tienda de confianza, aunque esta información aparece en el envase de la mayoría de artículos de estas características. Además, te recomiendo que antes de aplicarlo por toda la superficie de tu suelo, lo utilices en una pequeña zona y así compruebes que los componentes químicos no dañan el linóleo.

Utiliza estos productos para una limpieza esporádica de tu suelo, mientras que para diario lo mejor es pasar tu fregona humedecida ligeramente en agua tibia y mezclada con un poco de jabón neutro. Por último, sólo me queda recordarte que es aconsejable no aplicar una importante cantidad de agua en el suelo, y además hay que recurrir a un abrillantador o cera, pero nunca a barnices ni productos de similares características. Espero que hayas tomado buena nota de todos estos consejos y los pongas en práctica para lucir un suelo siempre en perfectas condiciones, como ves, de una manera rápida, fácil y barata.