Limpiar suelos de terrazo
Si tienes que escoger un material para tu suelo y estás barajando diferentes posibilidades, te invito a que descubras también los suelos de terrazo. Para los que no lo sepan, se trata de un revestimiento de cemento endurecido muy económico, fácil de limpiar y de mantener en perfectas condiciones. Hay que reconocer que no es uno de los materiales más elegantes y refinados que existen en el mercado actual, pero en determinados espacios de nuestro hogar puede ser una elección muy interesante, debido a su resistencia y durabilidad.

El mantenimiento de este tipo de suelos es muy sencillo, algo que descubrirás cuando tengas que poner en práctica cada uno de los consejos que aparecen a continuación. El suelo de terrazo requiere que cada cinco años realicemos un pulido de toda su superficie, ya que con el paso del tiempo y con el uso diario el material termina por perder su porosidad natural.

Cuando hayamos realizado esta tarea tendremos que retirar todos los restos de polvo con una aspiradora, y a continuación limpiarlo en profundidad con agua y detergente común. Las cantidades deberán ser proporcionales y siempre en función de las dimensiones de tu suelo.

Si quieres eliminar las manchas de grasa deberás añadir a esta mezcla de agua y detergente, un poco amoníaco. Aplica el líquido resultante por toda la superficie de tu suelo y aclara con agua limpia para terminar nuestra tarea.

Para limpiar tu suelo a diario, es aconsejable utilizar detergentes comunes para este tipo de suelos, que encontrarás en cualquier tienda especializada en el hogar. Pero no olvides que es muy importante evitar el uso de productos abrasivos y de cepillos con cerdas duras que pueden dañar tu suelo de terrazo. Si tienes dudas siempre puedes utilizar el producto en una pequeña parte de tu suelo y en una pocas cantidades para saber si realmente provoca daños.