Limpiar superficies de mimbre
Como en artículos anteriores te invito a descubrir una interesante guía de trucos para eliminar las manchas que aparecen en muebles y objetos de mimbre de nuestro hogar, puesto que este material es uno de los más frecuentes de cualquier espacio de nuestra casa, ya sean las clásicas sillas que decoran nuestro jardín o las típicas cestas donde colocamos la fruta, y que en muchos hogares se utilizan como un decorativo centro de mesa.

Si quieres eliminar esa suciedad de tu mueble de mimbre y que luzca como el primer día, te recomiendo que pruebes una mezcla compuesta por jabón en polvo, como el que se utiliza para lavar la ropa, agua y un poco de sal. Remueve bien estos ingredientes en un recipiente, aunque si te resulta más cómodo también batir la mezcla con ayuda de una batidora.

Una vez que hayas realizado este paso, tendrás que aplicar la mezcla en la zona en cuestión y frotar bien, pero si la suciedad es muy abundante y antigua, tal vez sea más aconsejable aplicar antes una pequeña cantidad de amoníaco. Te recuerdo que este material desprende un olor muy fuerte e intenso, así que será mejor que te protejas. Una vez que hayas limpiado bien la superficie, puedes aclarar la parte afectada con un poco de agua. Para terminar tienes que dejar secar el mueble o el objeto en cuestión al sol durante el tiempo necesario hasta que quede perfecto.

Si ves que el material ha adquirido un tono más oscuro que el original, te aconsejo que mezcles agua, jugo de limón y agua oxigenada de 20 volúmenes y lo apliques en la parte afectada, y lo dejes secar al sol. De esta forma, la zona más oscura comenzará a aclararse hasta recuperar un tono más natural.