Limpiar tarima flotante
La tarima flotante es sinónimo de elegancia y distinción en la decoración de nuestro hogar. ¿Estás pensando en instalar una? En ese caso, toma nota de todo lo que necesitas saber para mantener la tarima flotante en perfecto estado.

Una serie de pautas básicas que te ayudarán a conseguir que tu tarima parezca como recién salida de la tienda. Consejos que están al alcance de cualquier persona y muy fáciles de poner en práctica.

Un trapo seco para el polvo

La tarima flotante debe limpiarse de manera frecuente. Así que no olvides pasar un trapo seco o una mopa a diario, con el fin de eliminar hasta el último resto de polvo. Aunque también puedes utilizar un aspirador para evitar que tu suelo se ralle con el polvo.

Productos de limpieza no agresivos

Si estás pensando en utilizar productos de limpieza con componentes ácidos, además de ceras o siliconas, desde Bricomanias te recomendamos que no lo hagas. Estas fórmulas pueden dañar el barnizado de tu suelo.

Limpiar tarima flotante

Según los expertos, lo ideal es limpiar la tarima de forma periódica y utilizando siempre productos de limpieza específicos para nuestro suelo. Sigue al pie de la letra las recomendaciones que indica el fabricante y en la dosis adecuada para evitar dañar tu suelo.

En cualquier tienda de bricolaje y decoración encontrarás una amplia variedad de productos para elegir el que mejor se adapta a las características y necesidades de tu tarima flotante.

Felpudo y protectores de fieltro

Un truco que te ayudará a mantener tu suelo limpio durante mucho más tiempo es colocar un felpudo en la entrada. Asegúrate de que tus invitados lo utilizan correctamente para evitar que traigan consigo cualquier resto de suciedad que dañe tu tarima. Y por supuesto, coloca también protectores de fieltro en las patas de tus sillas y mesas.