Limpieza de techos y paredes
La limpieza de paredes y de techos es una de las tareas menos frecuentes de cualquier hogar, si nos acostumbramos a mantener en buen estado estos espacios, la tarea será fácil y rápida. Un sencillo calendario de tareas os ayudará a mantener cualquier parte de vuestra casa perfectamente, incluso aquellas áreas menos accesibles como en este caso las paredes y los techos.

Si os acostumbráis a llevar una rutina diaria de mantenimiento cuando tengáis que hacer una limpieza profunda os resultará mucho más difícil. Aunque por supuesto debéis tener en cuenta que algunos espacios del hogar se ensucian mucho más que otros, así que el cuidado de estos rincones domésticos deberá ser mayor.

Para limpiar las paredes y los techos puedes utilizar una escobilla envuelta en un trapo humedecido en productos de limpieza específicos para estas partes del hogar. Si localizas una mancha de humedad hay que tratarla cuanto antes para evitar que vaya a más. Por supuesto lo primero de todo es resolver la causa de esa humedad y una vez solucionado el problema, tienes que tratar la zona con una tela mojada en hipoclorito de sodio, más popularmente conocido como agua con lejía.

Después aclara la superficie para evitar que la mancha se haga más grande, trata cada sector de tu pared o de tu techo hasta que la mancha se haya eliminado del todo. Una vez que esté totalmente seca la superficie, comprobarás si la mancha se ha eliminado o todavía permanece.

En caso de que continúe lo mejor es acudir a un experto en limpieza y mantenimiento que te ayude a resolver este tipo de problemas. Pero en cualquier caso, una correcta rutina de limpieza diaria o la que consideres necesaria te ayudarán a mantener estos espacios perfectamente.